¿Dónde ir de compras en Estados Unidos? ¡Aprovecha tu viaje!

25 de mayo de 2016

· Además de numerosas atracciones turísticas, Estados Unidos también es un maravilloso lugar para ir de compras. Te contamos dónde ir de tiendas, tú solo tendrás que dejar suficiente espacio en la maleta.

De compras en Estados Unidos

Estados Unidos es un país de una extensión enorme, con más de nueve millones de kilómetros cuadrados y con una población de 319 millones de personas. Visitar el Central Park de Nueva York, fotografiar el Golden Gate de San Francisco, jugarse algún dinero en Las Vegas, tomar el sol en las playas de Florida, asistir a un rodeo en Texas o recorrer el Gran Cañón son solo algunas de las cosas que pueden hacerse en un país tan enorme y tan repleto de lugares por visitar.

Además de numerosas atracciones turísticas, EE.UU. también es un maravilloso lugar para ir de compras. Ya sea regalos para la familia, suvenires o algún que otro auto-regalo, aquí tienes una pequeña lista de los lugares más interesantes para tus compras en el país de los rascacielos y de las cosas que debes saber. A ti solo te quedará ¡dejar suficiente espacio en la maleta! Te contamos dónde comprar barato en Estados Unidos

También puede interesarte saber qué papeles necesitas para viajar a Estados Unidos

Cómo comprar barato en Estados Unidos, cambio de moneda

Antes de pensar en todos los artículos que puedes adquirir, lo primero es decidir cómo vas a gestionar el dinero en tu viaje. Puedes optar por llevar dinero en metálico (en dólares o llevarlo en euros y cambiarlo allí), sacar dinero en cajeros o pagar con tarjeta. Si te decides por la primera opción, debes saber que solo puedes llevar 10.000 dólares en metálico a tu entrada en aduanas, si llevas más, deberás declararlo y pagar impuestos. La ventaja de esta opción es hacer el cambio de divisas en tu banco de toda la vida y asegurarte de que te están ofreciendo el mejor tipo de cambio posible. Si por el contrario, prefieres llevar el dinero en euros y cambiar allí, ten en cuenta que generalmente cambiar dinero en el mismo aeropuerto suele acabar saliendo más caro. Lo mismo ocurre con las casas de cambio en las zonas turísticas, que suelen aplicar un tipo de cambio algo por debajo del oficial. Lo mejor es hacerlo en una sucursal bancaria estadounidense que ofrezca tal servicio. Debes procurar hacerlo en las ciudades, ya que en lugares pequeños o rurales es probable que no puedas.

Si no te gusta ir con mucho dinero encima, también puedes sacar dinero del cajero con tu tarjeta o pagar con ella. Eso sí, confirma antes con tu banco que tu tarjeta permite sacar dinero y/o pagar a crédito o débito en Estados Unidos. Sacar dinero de tu tarjeta suele acarrear comisiones, así que es buena idea que lo consultes antes con tu banco para poder planificar. La mejor forma de ahorrar es pagar con tarjeta de crédito –o débito si es posible- siempre que puedas. Restaurantes, tiendas museos, bares… En un montón de establecimientos es posible pagar con tarjeta. Esta es una opción económica en cuanto a cambio y comisiones siempre que tu banco no te cobre comisión cuando efectúas este tipo de operaciones en el extranjero. Consultarlo antes para no llevarse sorpresas es una buena idea.

También puedes combinar estos pagos con tarjeta con algo de dinero en metálico para las ocasiones en las que no se permite este tipo de pago. Y si en algún momento necesitas cambiar más moneda, siempre puedes acercarte a un banco. En cualquier caso, llevar una tarjeta de crédito aceptada en EE.UU. es recomendable puesto que pueden pedirla como garantía o depósito en hoteles o para alquilar un coche.

Sin impuestos para compras económicas

Cuando compres allí, el precio de los productos se ve incrementado por el Sales Tax, algo así como nuestro IVA. La diferencia es que no es un impuesto federal o nacional, de modo que cada estado lo aplica según considera. Por lo general va de un 4% -es el caso, por ejemplo, de en Nueva York- al 7,50% de California. Ten en cuenta que el impuesto lo añaden al final, así que el precio es más caro de lo que parece inicialmente. Además, algunos estados aplican también tasas locales. Si no quieres pagar ningún impuesto estatal, Alaska, Montana, New Hampshire y Oregón son tus mejores apuestas. Y los estados en los que la combinación de impuesto estatal y local llegan a mayores porcentajes -entre un 8,89 y un 9,45- son Tennessee, Arkansas, Alabama, Luisiana y Washington.

Para saber cuántos impuestos debes pagar en tus compras deberás saber qué aplica el estado y la localidad donde estés. Por ejemplo, Nueva York tiene solo un 4% de Sales Tax pero hay que sumarle el 4,5% de la ciudad de Nueva York así como un recargo de la entidad metropolitana de transporte del 0,375%. En total, un aumento del 8,875% respecto al precio marcado. La buena noticia es que si se trata de ropa y calzado lo que andas buscando, Nueva York no grava estos productos si valen menos de 110 dólares. Un dato a tener en cuenta si vas a comprar en distintos sitios de EE.UU.

¿Me devuelven el dinero de la Sales Tax por ser turista?

Quizá alguna vez habrás visto que en los grandes almacenes en España, junto a las reclamaciones o atención al cliente, hay un espacio para el Tax Free. Es decir, los turistas que acreditan que viven el extranjero pueden reclamar que se les devuelva el IVA de sus compras.

El inconveniente del Sales Tax estadounidense es que, al no ser nacional, no se puede recuperar totalmente. Es decir, como viajero no lo puedes reclamar al irte del país de forma global sino por estados y no todos lo permiten. Luisiana, Texas o Nueva York lo permiten en el aeropuerto, generalmente con un mínimo de 10 dólares por establecimiento, mostrando que el producto no se ha usado y excluyendo servicios (taxis, restaurantes). Guarda los recibos y, según tu aeropuerto de salida, pregunta si hay una oficina Tax Free.

Los mejores lugares para comprar barato en Estados Unidos

Si hay algo que caracteriza la cultura norte-americana son los grandes centros comerciales o malls como ellos los llaman. Cada ciudad o pueblo mediano tiene uno o más. Así que sea donde sea que estés, seguro que tienes un mall cercano en el que encontrar tiendas interesantes.

En los grandes almacenes puedes visitar tiendas departamentales con ropa de marcas conocidas y diseñadores, accesorios, calzado o cosas para el hogar como la famosa Macy’s –la tienda de Nueva York es espectacular–, Bloomingdale’s, Sak’s, Lord & Taylor o Marshall’s. Si buscas artículos domésticos, electrónica y ropa de marca a precios de outlet, solo tienes que darte un paseo por K-Mart, Wal-Mart (hogar y electrónica), Target o el TJ Maxx. Y si lo tuyo es la pasión por la imagen y sonido y quieres ver de primera mano los últimos modelos de cámaras que no han llegado a España, B&H es parada obligada.

Si quieres visitar tiendas de lujo como Armani, Dolce & Gabbana o Gucci, en Nueva York el lugar adecuado es la Quinta Avenida, entre las calles 39 y 60, en el corazón de Manhattan. Si tu visita te lleva a los Grandes Lagos y a Chicago, la zona perfecta es la apodada como The Magnificient Mile en la Avenida Michigan. Si estás en Houston, The Galleria es el centro comercial más grande del estado de Tejas. En cambio, si tu viaje te lleva por la costa oeste, la calle de los adictos a las tiendas y el lujo en Los Ángeles es Rodeo Drive, en pleno Beverly Hills.

Si lo que buscas es ropa más alternativa o vintage, las tiendas de Haight Ashbury de San Francisco, el corazón del movimiento hippie, son una buena alternativa. Así como The Santee Alley, el apodado Fashion District de Los Ángeles, donde hay más de 150 establecimientos y puestos callejeros donde puedes encontrar casi de todo.

Tu seguro para viajar a Estados Unidos

Si vas a viajar a Estados Unidos es de los más recomendable contratar un seguro de viaje por si te pones enfermo o te pierden la maleta después de tus compras por el país, entre muchas otras ventajas. 

 

 

Más artículos relacionados