Reparar un pinchazo de neumático en un 2x3

29 de marzo de 2017

Si en carretera sufres un pinchazo, debes cambiar la rueda por la de repuesto, pero… ¿sabes cómo reparar tú mismo el daño causado en tu neumático?

Cómo reparar un neumático

Un neumático se pincha cuando hay un material extraño incrustado en él o cuando se conduce con una presión incorrecta en la rueda. Sea cual sea el caso, los pinchazos son un problema común que puedes reparar tú mismo, sin necesidad de acudir a un taller mecánico.

Eso sí, necesitarás tener un kit de reparación de neumáticos y seguir los siguientes instrucciones:

 

Reparar una rueda pinchada con un kit, paso a paso

1. Localiza en qué parte del neumático se ha producido el pinchazo.

2. Retira el elemento que este incrustado en la rueda o encuentra donde está el agujero buscando por dónde se escapa el aire. Un tip básico es inflar el neumático y sumergirlo en agua completamente para ver por dónde sale el aire.

3. Agranda el agujero.

4. Coge la herramienta del kit para limar el agujero y hazlo de la forma del parche.

5. Enhebra el parche hasta la mitad, como si fuera una aguja de coser.

6. Coloca la herramienta con el pegamento presionando fuertemente la aguja hasta que entre el parche y cubra el hueco.

7. Gira la herramienta 90 grados hasta que salga completamente.

8. Corta el sobrante con una tijera o un cutter.

9. Infla nuevamente la rueda.

10. Tu neumático ya está reparado.

 

¿Cuándo debo cambiar mis neumáticos y cuándo repararlos?

El cambio de una rueda ha de hacerse cuando estas se encuentren muy desgastadas y supongan un peligro en la vía. Lo notarás por que el agarre de tu vehículo reducirá notablemente.

Si no es el caso puedes reparar tu neumático alargando su vida y ahorrando dinero.

 

Consejos para cuidar los neumáticos de tu coche

Para evitar que tus neumáticos se deterioren, o sufras con mayor facilidad los pinchazos, puedes tener en cuenta los siguientes tips:

  • Aunque no lo creas, la manera de conducir determina la vida de tus neumáticos. Conducir a la velocidad adecuada, reducir al entrar en las curvas y evitar frenar de manera brusca, prolonga su vida.
  • Es importante controlar la presión periódicamente. Esta ha de ser la que se indica en el manual de coche o la referenciada por los fabricantes, ya que cada neumático es diferente y específico para los diferentes tipos de vehículos. Asegúrate que utilizas el  neumático adecuado para tu coche.
  • Otro factor que ayudará a mantener tus neumáticos, es que tu coche esté siempre bien alineado y equilibrado, para que el desgaste de los mismos, sea por igual y conserven un buen rendimiento.
  • Las ruedas no duran para toda la vida, por lo general con el uso, el material con el que está fabricado tiende a deteriorarse o envejecer. Es necesario estar pendiente de posibles grietas, por ley, cuando la profundidad del dibujo sea menor a 1.6 mm, debemos reemplazarlas.
  • En el mercado existen neumáticos especializados, que van desde los que se usan para la temporada de frio y nieve, hasta los de temporada de calor. Lo ideal sería poder tener ambos e ir cambiándolos con el paso de las estaciones; pero como sabemos que un juego de 4 neumáticos no es para nada barato, te recomendamos que optes por las ruedas para todo tipo de clima, y si necesitas movilizar tu coche por carreteras con nieve, hagas uso de las cadenas.

 

Mantener en buen estado los neumáticos de tu vehículo, es fundamental para tu seguridad, y si además cuentas con la protección de un seguro de coche como el de Zurich Seguros estarás doblemente protegido y dispondrás de más de 800 talleres colaboradores para la reparación de tu vehículo.

Más artículos relacionados