¿Por qué se cambia la hora? ¿y desde cuándo se hace en España?

27 de marzo de 2017

· Te contamos la historia de por qué en España no tenemos el huso horario que nos tocaría según nuestra localización geográfica

Porque cambio de hora

Como cada año, con el cambio de hora nos preguntamos ¿por qué? ¿y por qué en España no tenemos el huso horario que nos tocaría? Te contamos desde cuándo seguimos el huso horario actual y la historia que nos diferencia del resto de los europeos.

 

Antes del cambio de hora…

No hace tanto, en el siglo XIX cada provincia española… ¡tenía una hora diferente! El reloj lo marcaba el meridiano local y así, por ejemplo, entre Galicia y Mallorca, que están en los dos extremos de España, había casi 60 minutos de diferencia.

Hubo varias reuniones para normalizar esta situación, pero no fue hasta el 1 de enero de 1901 cuando se decretó que la hora oficial de todo el territorio nacional sería la del Meridiano de Greenwich o GMT (Greenwich Meridian Time).

De hecho, desde entonces, los relojes de las islas Canarias estuvieron alineados con los de la Península hasta el 11 de febrero de 1922.

A nivel internacional, los husos horarios se regularon en la conferencia de París de 1912, en la que se estableció que habría uno diferente cada 15 grados de longitud del Meridiano de Greenwich.

 

Horario de invierno y horario de verano

Fue el famoso constructor inglés William Willett el que a principios del siglo XX empezó a promover las bondades de levantarse una hora antes en invierno para poder aprovechar más el sol.

La idea quedó en suspenso hasta que los alemanes y los estadounidenses la rescataron durante la Primera Guerra Mundial. Como en todo conflicto bélico, los recursos escaseaban y así pudieron mantener abiertas las fábricas una hora más sin gastar electricidad.

En la misma línea, en plena crisis del petróleo en los años 70, algunas administraciones también se sumaron a la iniciativa de tener un horario de invierno y otro de verano.

Hoy seguimos cambiando la hora para reducir el uso de la luz artificial tal y como marca la directiva comunitaria 2000/84/CE.

 

¿Y desde cuando seguimos el huso horario actual en España?

Hay diferentes versiones de por qué en España vivimos más tarde de lo que nos tocaría.

Algunos historiadores señalan que el cambio impuesto por Francisco Franco en 1941 tuvo por objetivo alinear el huso horario español con el de Alemania, otros, que la finalidad fue la de corregir el desajuste de relojes que llegó a haber durante la guerra civil española entre el bando nacional y el republicano.

 

La hora en España “is different”

Sea como fuere, durante el horario de verano, España está en la zona UTC +2 (Canarias en la zona UTC +1), mientras que durante los cinco meses que dura el horario de otoño-invierno, España está en la zona UTC +1 (Canarias en la zona UTC 0).

Es decir, que en verano llegamos a vivir hasta con 2 horas de diferencia con respecto a la luz solar.

 

Por qué comemos más tarde

Con todo, no son pocos los expertos que señalan esta diferencia entre la posición del sol y nuestros relojes como la “culpable” de que en España comamos más tarde que en el resto de Europa.

Otro de los posibles motivos apuntados es que en la postguerra española fueron muchos los que para subsistir tuvieron que buscarse un empleo de mañana y otro de tarde, con un parón al mediodía para descansar y el almuerzo y la merienda para resistir las largas horas de la jornada laboral que no se acababa hasta la noche, cuando se cena.

 

¿El cambio de hora, bueno o malo?

En el horario de verano se pierde una hora pero a cambio se ganan horas de sol por las tardes, justo al revés que con el horario de invierno.

No acordes con esta idea, algunos científicos argumentan que tener un horario de invierno y otro de verano perjudica al ahorro de energía.

Por el contrario, los que defienden el cambio esgrimen que el horario de verano sí permite ahorrar hasta un 5% en el consumo eléctrico nacional.

 

¿En qué países se cambia la hora?

El horario de verano, en inglés 'Daylight saving time' (DST), literalmente, “tiempo de ahorro de luz del día”, es una práctica que han adoptado la mayoría de países occidentales.

Destaca la ausencia de toda Rusia y la de Japón, entre otros.

Más artículos relacionados