1. Blog
  2. Cómo ahorrar en los gastos de segunda vivienda

¿Cómo ahorrar los gastos de la segunda vivienda? IRPF y más

10 de julio de 2017

· Te decimos qué debes hacer para ahorrar lo más que puedas en los gastos de tu segunda vivienda.

Ahorrar gastos en la seguros vivienda

Tener una segunda vivienda es una gran ventaja para disfrutar de las vacaciones con todas las comodidades, pero sí que es cierto que representa un gasto duplicado al momento de pagar las cuentas. Aprende cómo pagar menos impuestos o ahorrar en la factura de electricidad y sigue disfrutando de tus días de relax en tu casa de la playa o de la montaña.


¿Qué hay que pagar en una vivienda?

Los gastos anuales de una segunda vivienda rondan los 2.000 euros de media, y en ocasiones, llegar a esa cifra al final de cada mes, puede ser un poco complicado. Debes tener claro que hay 4 gastos que tienes sí o sí.

  1. El Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI). Entre el 0,4 y el 1,1% del valor catastral de la vivienda (el porcentaje varía según la ciudad).
  2. La comunidad. Suelen gastos elevados sobretodo cuando se tiene piscina o portero. Desde 50 a 200 euros al mes.
  3. Las derramas: si habéis hecho obras recientemente para arreglar los espacios comunes a todos los vecinos. Aunque sea tu segunda vivienda tendrás que pagar los gastos igual.
  4. Tasa de basuras. Depende de la comunidad y ronda los 50 euros.

Segunda vivienda y el IRPF, ¿qué puedo deducir y que no?

Declarar la segunda vivienda en la renda es una obligación, pero debes tener en cuenta que hay algunos impuestos que puedes esquivar para poder desgravar más en el pago del IRPF.

Lo que has de pagar

El Estado estima que el valor catastral de tu vivienda sube entre un 1,1% (o un 2% cada año, cuando la revisión catastral haya sido anterior a enero de 1994). Por eso, en la declaración de la renta tendrás que contabilizar ese valor como un beneficio. Es lo que se conoce como “imputación de la renta”.


Lo que te puedes deducir

  • Si alquilas tu segunda vivienda, podrás desgravarte los gastos asociados: hipoteca si la tienes, gastos de comunidad IBI, reformas…
  • Si alquilas tu segunda vivienda a jóvenes entre los 18 y los 30 años con un salario superior al IPREM, podrás llegar a deducirte el 100% del alquiler.
  • Si al aplicar el valor catastral no llegas a superar los 1.000 euros como ingreso único anual, no tienes obligación de declarar.

¿Cómo puedes ahorrar en las facturas de gas y electricidad?

En las facturas de la electricidad hay dos conceptos, uno fijo y uno variable, que depende del consumo. Al tener la casa vacía durante mucho tiempo, probablemente te interesará que el fijo sea menor. Para conseguirlo tienes dos opciones:

  • Estudia si la potencia que tienes contratada es superior a la que necesitas. Si es así, llama a tu compañía eléctrica para que te lo cambien. Cuidado porque el primer cambio es gratuito, pero para el segundo hay un recargo importante.
  • Busca y compara ofertas entre diferentes compañías. Para hacer el cambio sólo tendrás que llamar a la nueva compañía y ellos se encargarán de todo, ten en cuenta que tardarán unos días en hacerlo efectivo. Asegúrate de que no te cobran ningún tipo de recargo por hacerlo.

Otra posibilidad, si la casa va a estar vacía durante mucho tiempo, es dar de baja el servicio. Es una medida drástica pero que puede llegar a compensar.

Antes de hacerlo ponte en contacto con tu compañía eléctrica y pregúntales cuánto te costará volver a dar de alta el servicio (variará según la cantidad de meses en los que ha estado interrumpido y la antigüedad de tu vivienda).

Recuerda no dejar ningún aparato eléctrico en stand by mientras estés fuera o incluso corta la luz si no vas a volver en meses. Puedes leer este artículo para que sepas otros consejos simples para ahorrar energía en el hogar.


Cambia el teléfono fijo por el móvil, ¡un gasto menos!

Si sólo vas a pasar unos meses en tu segunda residencia, ¿te sale a cuenta pagar una línea de teléfono? Incluso si necesitas internet haz números: seguramente te interese más pagar por la conexión durante el tiempo que sí vayas a estar allí.


Mentalízate: eres un manitas

Las pequeñas reparaciones mantendrán el valor de tu segunda vivienda y prevendrán males mayores como humedades o daños estructurales.

Acostúmbrate a arreglar aquellas pequeñas cosas que no funcionan con regularidad, es más fácil asumir un gasto pequeño durante mucho tiempo que tener que desembolsar una gran cantidad de dinero de repente.

Por seguridad, acostúmbrate a cortar también el agua o el gas siempre que vayas a ausentarte más de dos días.


Seguro de segunda vivienda

Los seguros de hogar como los de Zurich Seguros te ayudan a tener tu casa siempre perfecta gracias a los servicios como el de asistencia informática o manitas en casa, además de reparaciones completamente gratuitas de las coberturas contratadas.

Otra ventaja es que si decides alquilar tu segunda vivienda por una temporada, el seguro de hogar Zurich te permite contratar la garantía de impagos y así estar tranquilo ante facturas de impuestos, la comunidad, de suministros, etc.


Coberturas sujetas a lo indicado en las Condiciones Generales y Particulares de la póliza.

Más artículos relacionados