Lo que debes saber para cambiar tu casa por otra (Contrato de permuta)

4 de octubre de 2017

· Hacer un cambio de piso entre particulares es sencillo, especialmente si las viviendas no están hipotecadas en el momento de la permuta. Te explicamos más acerca de este tema.

Intercambio de piso entre particulares

Cambiar una casa por otra es más fácil de lo que piensas, lo importante es encontrar a otro propietario dispuesto a hacer la permuta y que su inmueble tenga las características que se ajustan a tus necesidades de vivienda. Para esto, existen portales e inmobiliarias especializadas en permutas.

Te explicamos en qué consiste el cambio de vivienda entre particulares y cómo puedes hacerlo.

 

¿Qué es la permuta de inmueble?

Un contrato de permuta se trata de un intercambio en el que se entrega un bien para obtener otro sin necesidad de hacer una operación financiera. Se puede decir que es el concepto de trueque aplicado a las casas.

Este tipo de contrato inmobiliario está regulado en el código civil desde los artículos 1538 al 1531, y brinda la posibilidad de cambiar de una casa por otra sin hacer operaciones de compra-venta, ni acudir al mercado inmobiliario tradicional sino a aquellas que se especialicen en esta modalidad.

 

¿Cómo cambiar mi casa por otra?

Cuando hayas encontrado a una persona que esté interesada en cambiar su inmueble por el tuyo, se puede llevar a cabo el contrato de permuta. Aunque este acuerdo no implica una contraprestación económica, en algunos casos es necesario completar parte del precio con dinero, porque no necesariamente ambas viviendas tienen el mismo valor. Por ejemplo: si quieres cambiar un piso grande, remodelado y ubicado en el centro de la ciudad, por una casa pequeña en un pueblo, probablemente cueste más caro el piso de la ciudad y tendrás que completar el restante con dinero.

Por esta razón, antes de hacer la negociación y acudir a las entidades correspondientes, es importante conocer el valor exacto de ambos inmuebles.

 

¿Cuánto cuesta una permuta?

No existe un valor mínimo o máximo para hacer el cambio. Lo importante es considerar los gastos y tributos asociados:

  • Gastos de notaría y registro de la escritura de permuta.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales, del 7% y Actos Jurídicos documentados, que recaerá sobre ambos inmuebles.
  • Impuesto sobre el Incremento de Valor de Bienes de Naturaleza Urbana (Plusvalía Municipal).
  • Ganancia o pérdida patrimonial en el IRPF.

Modelo de contrato permuta

Aquí puedes descargar un modelo de contrato de permuta.

 

¿Se puede hacer una permuta de inmueble con el banco?

Algunos propietarios buscan hacer cambios de viviendas hipotecadas con las entidades bancarias y no con otros particulares, bien sea para disminuir los gastos, buscar inmuebles de menor tamaño, o simplemente cambiar de piso para bajar los costes de la hipoteca. Sin embargo, es poco probable que los bancos acepten las permutas y además, se debe tomar en cuenta que para cambiar el bien hipotecado, lo que sería la garantía, habría que cancelar la hipoteca que tiene y hacer una nueva.

 

¿Y qué pasa si la vivienda está hipotecada?

En este contexto, se presentan dos posibilidades, que una o ambas viviendas estén hipotecadas.

En el primer caso, el nuevo propietario se subroga a la hipoteca, puede cancelarla o hacer una nueva apertura. 
En el segundo, ambas partes se subrogan a las hipotecas respectivamente; lo importante en estos trámites es hacer un buen cálculo de ambas viviendas de sus hipotecas, para definir si es necesario hacer alguna compensación económica. Para hacer la subrogación es necesario tener una escritura notarial con la participación de la entidad bancaria acreedora y hacer un cambio de titularidad del deudor. Cada parte involucrada tendrá su propia escritura.

 

Principales ventajas de la permuta

No siempre las viviendas actuales cumplen con las necesidades personales o familiares, por lo que la principal ventaja es optar por un inmueble ajustado a los requerimientos y posibilidades de los propietarios y su entorno.

1. Cambios de domicilio o tipo de vivienda

Algunos prefieren el cambio de piso por una casa, otros se mudan de ciudad y en algunos casos, simplemente toman la decisión de cambiar una casa por otra más pequeña, bien sea por comodidad o por reducción de costes de mantenimiento.

2. Obtener dinero

Una ventaja adicional es hacer el cambio y ganar dinero líquido, en caso de que los valores de ambos inmuebles sean distintos. Esto es común en las personas que asumieron hipotecas en periodos de bonanza y ya no pueden cubrirlas.

3. Pago de impuestos

Cabe destacar que si las viviendas para la permuta están en distintas comunidades autónomas, lo importante a tener en cuenta es el pago de impuestos en cada comunidad y sufragarlos según los requisitos de cada lugar, tomando en cuenta las transmisiones patrimoniales y plusvalía, además del impuesto sobre el incremento del valor del inmueble.

 

Así que, si estás pensando en cambiar tu casa por otra debes tener muy claro esta información y ante cualquier duda buscar asesoría de expertos. Y recuerda que una vez instalado en tu nueva vivienda, lo mejor es contar con un buen seguro de hogar como el de Zurich Seguros que cuenta con asistencia 24 horas, asesoría jurídica y mucho más.

Más artículos relacionados