¿Vale la pena comprar una moto eléctrica?

30 de marzo de 2018

Si estás pensando en hacerte con una moto eléctrica, vale la pena que conozcas las ventajas y desventajas de este vehículo alternativo. ¡Aquí te decimos cuáles son!

Moto eléctrica

Las motos eléctricas cada vez tienen más vida en el mercado, y pese a que su precio es un poco más alto que el de las de combustión, el auge de los vehículos sostenibles convierten a las motocicletas eléctricas en una competencia importante, tanto así que el Gobierno ha aprobado el Plan MOVALT 2018, una subvención específica para la compra de vehículos eléctricos en la que se incluye este tipo de motos.

Aquí te explicamos todo sobre las motos eléctricas para que aclares todas tus dudas antes de hacerte con una. Y recuerda que para que protejas tu inversión, siempre has de contar con el mejor seguro de motos. Zurich te ofrece coberturas básicas como responsabilidad civil, asistencia en viaje y servicios exclusivos ¡Visita nuestro tarificador y entérate de más!.

 

¿Son buenas las motos eléctricas?

Las grandes ventajas de las motos eléctricas es que son versátiles y de fácil uso. El proceso para su recarga es sencillo, son ecológicas, silenciosas, requieren un mantenimiento mínimo, son cómodas al conducir y ofrecen un mayor espacio para el transporte de carga, entre otras ventajas.

Por lo tanto si buscas comodidad y practicidad mientras cuidas del medio ambiente, definitivamente las motos eléctricas son para ti.

 

¿Cuáles son los problemas comunes con las motos eléctricas?

Entre los inconvenientes más comunes para no comprar una moto eléctrica están los tiempos y disponibilidad de espacios para las recargas, además de la vida útil de las baterías. Otros factores que se consideran problemáticos para las motos eléctricas, son:

  • Encontrar puntos de carga puede ser complicado, por la ausencia de una red amplia de puntos de recarga, y has de instalar un punto de recarga en casa, lo más probable es que debas asumir los costos.
  • El tiempo de recarga en una moto eléctrica es mayor que el de repostaje.
  • Su velocidad máxima es menor que el de las motos convencionales.
  • Por ser tan silenciosas, pueden representar riesgos para peatones y conductores distraídos, porque las personas no perciben cuando éstas se acercan.
  • En invierno la batería pierde capacidad; además esta pieza tiene una vida limitada, tan solo de 500 ciclos completos en el caso de las baterías de plomo, y entre 1.000 a 2.000 ciclos completos en las de ión-litio. Lo más recomendable es comprar baterías de litio, cuyos precios oscilan entre los 40 y 100 euros.

 

¿Cómo se carga una moto eléctrica?

El proceso es muy sencillo, y el costo es menor al que tiene llenar el depósito de una moto convencional, tan solo requiere conectar el cargador a una toma de corriente estable de 220 voltios. La desventaja es el tiempo que toma la recarga, que en promedio, se tarda de 4 a 8 horas, dependiendo de la capacidad de la batería.

En el caso de una scooter eléctrica, puede tardar de 8 a 10 horas en cargarse si se ha descargado del todo. La recomendación es siempre recargar las motos eléctricas antes que el indicador muestre que ha consumido un 80% de electricidad.

 

¿Cuánta electricidad consume una moto eléctrica?

La autonomía de la batería depende de factores como el peso transportado, la orografía del terreno y la forma de conducir de la persona. El consumo medio es de 1 kw por hora.

Usualmente se hacen de 45 a 70 km con baterías de plomo y 500 cargas (aproximadamente 25.000 km) y entre 70 y 120 km con baterías de ión-litio, desde 1.000 hasta 2.000 cargas (más de 70.000 km).

 

¿Cuál es el mantenimiento que tiene una moto eléctrica?

Por las características técnicas de una moto eléctrica, el costo y la inversión de tiempo en el mantenimiento son mínimos. Entre las ventajas, destacan:

  • No requieren cambios de aceite, por tener un motor eléctrico.
  • Las reparaciones son más limpias gracias a la ausencia de combustible.
  • No requieren filtros de aire, piezas de sustitución ni refrigerantes.
  • Solo se necesita revisar periódicamente el estado de las ruedas y los frenos.

 

En definitiva, ¿merece la pena comprar una moto eléctrica?

A pesar de que el costo inicial puede ser mayor, el ahorro a largo plazo en combustible y mantenimiento garantiza un retorno de la inversión. Estas motos tienen menores riesgos de averías, no emiten olores a combustible ni gases contaminantes y además, garantizan un ahorro en el impuesto municipal de circulación. Por si fuera poco, no necesitan tiempos de calentamiento y además, el carenado y la estructura de la moto, no queman.

Y tú, ¿ya estás convencido de hacerte con una moto eléctrica?

Más artículos relacionados