¿Qué es el gas licuado de petróleo? Combustible de los coches eléctricos

31 de mayo de 2018

El diésel y la gasolina ya no llevan la batuta en los combustibles para coches; el gas natural y el gas licuado de petróleo son algunas alternativas modernas.

Qué es el gas licuado

Cada vez es más común el uso de combustibles como el gas natural (GNC) y el gas licuado de petróleo (GLP) en los coches. La elección de alguno de ellos, o la decisión de mantener vehículos con diésel o gasolina obedece tanto a las necesidades y gustos de los conductores, como a ventajas relacionadas con costes y sostenibilidad de cada una de las opciones.

El GNC y GLP tienen múltiples similitudes y marcadas diferencias. Si bien la red de distribución de GLP es más amplia, por lo que resulta más beneficioso este combustible en términos de su disponibilidad, el uso de ambos combustibles alternativos tiene sus pros y contras.

A pesar de que el GNC se utiliza comúnmente, el GLP se perfila como una alternativa que ofrece mejores resultados y es más segura. De hecho, en Europa, este es el combustible que utilizan casi todas las marcas cuando realizan conversiones de fábrica.

 

¿Qué es el gas licuado de petróleo?

Conocido como GLP o “autogás”, es un combustible alternativo a la gasolina y al gas natural. Se trata de la mezcla de dos gases, el butano el propano. Para obtener el GLP, estos gases se comprimen hasta volverse líquidos, luego se disuelven en petróleo y se procesan a través de la refinación. El resultado final se obtiene al bajar las temperaturas a 40 grados bajo cero; posteriormente, se almacena a una presión elevada.

 

Principales diferencias entre el gas licuado y el gas natural

Aunque estos combustibles tienen similitudes, hay algunas características básicas que los diferencian:

  • El gas natural está compuesto por metano, mientras que el GLP contiene butano y propano.
  • El gas natural se extrae del subsuelo y no requiere de un procesamiento químico, mientras que el gas licuado requiere de un proceso petroquímico, por ser derivado del petróleo.
  • El GLP es un gas más denso que el aire, tiende a acumularse en las zonas bajas y esto hace que esté prohibido estacionar coches con este combustible en algunos parkings subterráneos. Por su parte, el gas natural es menos denso y tiende a acumularse en el techo; sin embargo, se dispersa más fácilmente cuando existe un sistema de ventilación.
  • El GLP es más fácil de licuar y almacenar con presiones relativamente bajas, por lo que ocupa muy poco espacio, mientras que el gas natural requiere de una presión mayor.

 

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del gas licuado de petróleo?

Entre las ventajas, destacan las siguientes:

  • Su coste por litro es aproximadamente la mitad que el de la gasolina.
  • Casi no tiene azufre ni sustancias como los metales dañinos.
  • La disponibilidad de surtidores de GLP es mayor que la de gas natural.
  • El GLP ofrece un mayor rendimiento que el gas natural. En el primer caso la pérdida de potencia en el coche es escasa, mientras que en el segundo, es aproximadamente de 20%, aunque esto depende de la mecánica y el sistema de alimentación de gas.

El uso de GLP también tiene algunas desventajas:

  • Es menos ecológico que el gas natural, puesto que este último se obtiene de manera más sostenible.
  • Por su densidad, podría concentrarse en lugares específicos si se presenta alguna fuga accidental, lo que podría generar alguna intoxicación o situaciones de cuidado.

 

La buena noticia es que el Gobierno ha lanzado el Plan Movalt 2018, el cual apoya la compra de este tipo de vehículos, y de la misma manera, Zurich Seguros tiene el mejor seguro de coche para este tipo de vehículo. Te invitamos a que calcules el precio de tu seguro de coche sin ningún compromiso.

Más artículos relacionados