Financia tu nuevo coche con estos sencillos trucos - Zurich Seguros

Seguro de coche

¿Cómo financiar un coche?

¿Concesionario o banco? ¿Quieres financiar tu coche pero no tienes claro con qué opción puedes ahorrarte más dinero en la compra de tu nuevo vehículo? Repasamos todas tus alternativas y te contamos todos los trucos para pedir un crédito sin pagar demasiados intereses. Aprende cómo financiar tu coche con unas simples reflexiones sobre economía.

El primer consejo: informarte sobre el Plan PIVE para conseguir hasta 3.000 euros en ayudas.

 

Opciones para financiar tu coche

¿Sabes qué opciones tienes para financiar tu coche? Sigue leyendo y descubrirás cuáles son:

  • Pedir un préstamo a un banco. Igual que es habitual solicitar una hipoteca para la compra de un piso, las entidades bancarias también ofrecen financiación para la compra de vehículos nuevos y de segunda mano. Hasta hace unos años las condiciones solían ser mucho más estrictas pero hoy en día se han relajado bastante, por lo que vale la pena informarse.
  • Pedir un préstamo directamente al concesionario. Suelen ser más flexibles que los bancos ya que además de los intereses del préstamo también se llevan la comisión por la venta del coche.

Investiga las condiciones que te ofrecen las diferentes entidades antes de dar el paso final. Entérate bien de cuál es el tipo de crédito que te ofrecen y pregúntate honestamente si vas a tener problemas en pagarlo.

Tipos de préstamos

Te resumimos algunas de los conceptos más comunes en la financiación de vehículos. Acuérdate de preguntar todo lo que no entiendas a tu persona de contacto del banco o de la entidad financiera. Piensa que está para ayudarte.

  • Tipo de interés fijo. Eso quiere decir que hasta que no abones la totalidad del crédito pagarás exactamente lo mismo cada mes, por lo que la cuota será fija. El tipo de interés fijo es el más habitual en los préstamos para la compra de coches.
  • Tipo de interés variable. Los intereses que tendrás que pagar variarán según lo haga el indicador de referencia (que en la mayoría de los casos suele ser el Euribor). Eso quiere decir que pagarás más o menos cada mes según la fluctuación del mercado.
  • Préstamo flexible. Con independencia del tipo de interés que elijas para la financiación, el préstamo será flexible si durante un periodo de tiempo determinado las cuotas a pagar son menores. En este sentido, muchos concesionarios suelen hacer ofertas que incluyen el regalo de las primeras cuotas. Si es el caso, calcula cuánto te ahorras en realidad teniendo en cuenta los intereses que tendrás que pagar en cuotas posteriores.
  • Comisión de apertura. Pregunta si al formalizar el crédito te cobrarán una comisión de apertura y cómo afectará eso al dinero total que tendrás que pagar.
  • Comisión por amortización. Si esperas recibir dinero en un futuro que te permita pagar parte del préstamo o la totalidad del préstamo antes de lo estimado, infórmate sobre las comisiones de amortización, anticipadas o totales. 
  • Financiación por leasing. El leasing te permite pagar un alquiler por un vehículo durante un tiempo determinado, habitualmente unos 2 años. Transcurrido este periodo puedes decidir si quieres comprar, renovar el alquiler o dar por finalizado el contrato. 
  • Financiación por renting. Las dos diferencias principales entre el leasing y el renting es que habitualmente este último no contempla la compra del vehículo por parte del usuario por lo que éste tampoco ha de preocuparse por gastos adicionales como el seguro o el mantenimiento. Hay ventajas fiscales tanto para los usuarios del leasing como del renting.

 

Requisitos para pedir financiación

Aunque por norma general los concesionarios son algo más laxos que los bancos, las dos entidades estudiarán tu perfil detalladamente antes de decidir si te conceden o no el crédito para la financiación de tu vehículo. Habitualmente se revisan como mínimo los siguientes datos: 

  • Edad. Sólo los mayores de 18 años pueden solicitar un préstamo.
  • No figurar en ninguna lista de morosos. Si no devolviste un préstamo anterior o dejaste de pagar tu último alquiler seguramente figurarás en la lista de morosos y te será prácticamente imposible conseguir un nuevo crédito.
  • Tu nivel de ingresos. Te pedirán tu contrato laboral y tus tres últimas nóminas para comprobar que con tu nivel de ingresos puedes pagar el préstamo sin problemas. Si no te consideran apto, lo más probable es que te pidan un aval, es decir, la firma de otra persona con un nivel de ingresos superior comprometiéndose a hacerse cargo de los pagos cuando tú no puedas. 

Trucos para conseguir la mejor financiación para tu coche

Al pedir un préstamo, la cantidad de intereses que tendrás que pagar a cambio variarán según diversas variables. Dos de los más importantes son la cantidad solicitada y el plazo de tiempo que tienes para devolver el crédito.

Por eso, antes incluso de empezar a mirar coches, estudia a fondo tus posibilidades de endeudamiento teniendo en cuenta tus ingresos y gastos habituales.

  • Cuanto menos dinero pidas prestado menos intereses tendrás que pagar y más barato te saldrá al final el coche.
  • Al hacer cálculos, ten en cuenta también otros gastos asociados como el mantenimiento que pueda necesitar tu nuevo coche, la plaza de aparcamiento, la gasolina, los peajes o el seguro, entre otros.
  • Para buscar un seguro a medida pide presupuesto de los seguro de coches de Zurich Seguros y consigue la póliza que más se ajuste a tus necesidades.

Encontrarás desde seguros de coche a terceros con la garantía de una compañía líder como Zurich Seguros a uno de los seguros de coche a todo riesgo más completos del mercado. Con la posibilidad de ampliar tu seguro a terceros o añadir coberturas extras como la de lunas con la finalidad de conseguir la protección más completa y ahorrar en dinero y en tranquilidad.