No más alergias en casa. 13 trucos para evitarlas - Zurich Seguros

Seguro de hogar

No más alergias en casa. 13 trucos para evitarlas

Es imposible limpiar todos los alérgenos de la calle, pero sí que puedes combatirlos en casa. Sigue los siguientes consejos y verás cómo se reducen tus crisis como consecuencia de la alergia al polen y a otros elementos como los ácaros.

Lo principal es hacer una limpieza a fondo para eliminar todas las sustancias que puedan desencadenar un episodio de alergia, especialmente el polen. Luego el trabajo consistirá en evitar que vuelvan a entrar en tu vivienda.

1. Si la persona alérgica es la encargada de limpiar la casa deberá hacerlo siempre con una mascarilla y nunca con un trapo seco.
2. Los paños mojados atrapan las partículas mejor y no las esparcen por toda la casa.
3. Obviamente, lo ideal es que la persona alérgica no sea la encargada de barrer o de sacar el polvo.
4. Lava todos los elementos textiles una vez por semana como mínimo y prescinde de lo que puedas: cortinas, cubre sofás, alfombras...
5. Deja secar la ropa dentro de casa.
6. Aspira tu colchón, por ambos lados, una vez al mes (existen unas aspiradoras especiales para alérgicos y asmáticos que disponen de unos filtros que atrapan casi todas las partículas de polvo, incluso las más minúsculas, se llaman aspiradoras con filtro HEPA).
7. Es aconsejable que laves las sábanas de tu cama con agua caliente dos veces por semana.
8. Una vez la vivienda ya esté limpia asegura las juntas de puertas exteriores y de ventanas. Mantenlas cerradas en la medida de lo posible.
9. Si tienes calor, utiliza el aire acondicionado, pero siempre cuidando que los filtros y los conductos estén limpios.
10. Evita usar ventiladores pues removerían el aire y, en consecuencia, todo el polvo.
11. Aprovecha la tarde para ventilar, que es cuando suelen haber menos partículas de polen en el aire, al contrario que a primera hora de la mañana.
12. En cuanto llegues a casa lávate las manos y cámbiate la ropa.
13. Si tienes mascotas báñalas más a menudo y acostúmbralas a no entrar a tu habitación.