Cómo cancelar bien un contrato de alquiler. Nueva ley - Zurich Seguros

Seguro de hogar

Cancelar un contrato de alquiler

La nueva Ley de Alquiler facilita que inquilinos y propietarios puedan rescindir el contrato de alquiler de manera más fácil y con el objetivo de motivar la práctica del arrendamiento que cada vez eligen más españoles en lugar de la compra/venta de inmuebles.

La legislación no tiene carácter retroactivo y por tanto no afecta a los contratos anteriores a la entrada en vigor de la misma el 6 de junio de 2014.

También quedan excluidos los arrendamientos temporales con fines turísticos.

¿Cuándo puede rescindirse un contrato de alquiler?

1. Los inquilinos

La anterior legislativa obligaba a los inquilinos a quedarse un mínimo de 1 año en el piso arrendado. Ahora este plazo se ha reducido a los 6 meses. Una vez cumplido este período, el inquilino podrá cancelar el contrato de alquiler avisando al propietario con 1 mes de antelación y firmando un documento oficial para que así conste.

Hay algunas excepciones en las que los inquilinos tendrán derecho a marchar antes o sin avisar con un mes de antelación al propietario.

  • Si la vivienda no cumple con las condiciones mínimas legales de habitabilidad.
  • En caso de que la acción del propietario impida el disfrute de la vivienda alquilada.

Se recomienda que los inquilinos inscriban el contrato en el Registro de la Propiedad para estar más protegidos, por ejemplo, en caso de que el propietario decidiera vender el inmueble.

Si se cumple la legalidad y no hay desperfectos en el piso, el arrendatario está obligado por ley a devolver al inquilino la totalidad de la fianza.

2. Los propietarios

Si la legislación anterior obligaba a los propietarios a mantener el alquiler un mínimo de 5 años, la Nueva Ley del Alquiler los reduce a 3.

Además se contemplan algunos casos excepcionales en los que el propietario puede recuperar el inmueble avisando a los inquilinos con sólo 2 meses de antelación.

  • Si el inquilino no cumple con los pagos del alquiler.
  • Si el inquilino o inquilinos incumplen algunos de los puntos descritos en el contrato.
  • Si la vivienda o parte de la misma es realquilada.
  • Si los inquilinos causan molestias recurrentes a los vecinos o dañan el inmueble.
  • Si el propietario requiere de la vivienda para su uso particular, de su cónyuge o ex cónyuge o de sus familiares de primer grado de consanguinidad (a partir de 1 año desde la firma del contrato).

Recuerda que los seguros de hogar de Zurich Seguros te ofrecen la posibilidad de contratar la cobertura de impago de alquiler para garantizarte la máxima protección.