Astenia primaveral en otoño ¡Ponle remedio! - Zurich Seguros

Seguro de salud

Astenia primaveral en otoño

La típica astenia de primavera también puede producirse en otoño con la reducción de las horas de luz y la llegada del frío. Los síntomas más típicos son cansancio, apatía o irritabilidad. Si crees que puedes estar sufriendo de astenia primaveral en otoño sigue estos trucos de alimentación y cuidados personales para recuperar la energía perdida.

¿Qué es la astenia primaveral?

La típica astenia primaveral es un síndrome causado por una mala adaptabilidad del organismo al cambio de estaciones. Suele ser más frecuente entre las mujeres que entre los hombres y habitualmente sólo en edad adulta.

La astenia se caracteriza por el cansancio generalizado y se diferencia de la fatiga porque el reposo no apacigua la sensación de malestar.

Se distingue entre astenia primaveral y astenia otoñal o astenia de otoño. Por sus síntomas, la astenia también se relaciona con otros trastornos como la depresión o la anemia. 

Causas de la astenia, en otoño y primavera

La luz solar es una fuente de vitamina D esencial para el organismo y para la producción de serotonina, una hormona que actúa como inhibidor natural de la depresión. En los cambios de estaciones alteras tu nivel de exposición al sol y por eso sientes que tienes menos energía durante unos días.

Hay algunos trucos que pueden ayudarte a combatir la astenia primaveral o otoñal, sigue leyendo si quieres saber cuáles son.

Síntomas de la astenia

Los síntomas de la astenia son tanto físicos como psíquicos y se caracterizan por:

  1. 1. Cansancio sin razón aparente.
  2. 2. Apatía, ganas de no hacer nada.
  3. 3. Tristeza generalizada (sin un motivo claro).
  4. 4. Somnolencia continua a pesar de haber dormido bien.
  5. 5. Falta de apetito y de concentración.
  6. 6. Bajada de las defensas del organismo por lo que es más fácil contraer enfermedades: dolores de garganta, gripes, resfriados…

¿Cómo combatir la astenia?

Para combatir la astenia primaveral en otoño es esencial buscar algunos momentos al día para tomar el sol, aunque siempre con precaución.

Otros trucos que pueden ayudarte a tener más fuerzas para afrontar el cambio de estación:

  1. Dormir un mínimo de ocho horas diarias. El organismo se regenera mientras duerme y eso es vital para ser resistente.
  2. Si tienes problemas de insomnio evita tomar estimulantes como el café o el té cuando se acerque la hora de dormir.
  3. Practica deporte de manera regular: correr, ir en bicicleta, pasear… lo importante es hacerlo de manera habitual y sin forzarse en exceso.
  4. Participa en actividades estimulantes fuera del trabajo. En otoño se abren multitud de cursos y es una muy buena manera de disfrutar de las horas de ocio.
  5. Libera el estrés con actividades relajantes.
  6. La astenia te hace ser más vulnerable ante enfermedades como las gripes o los resfriados, infórmate de qué es bueno para el resfriado o de la diferencia entre gripe y resfriado y cómo evitar el contagio.

Alimentos para combatir la astenia

Hay alimentos que pueden ayudarte en la lucha contra la astenia de primavera y la de otoño. Especialmente los ricos en fibra como la fruta, los cereales, las verduras y los frutos secos, pues ayudan a generar neurotransmisores, que te harán sentir mejor y con más energía.

La vitamina D también es esencial para combatir la anemia, y la encontrarás en alimentos lácteos, como la leche, el queso o la mantequilla, o el pescado graso como el atún.

Y para combatir la astenia de otoño nada mejor que consumir productos típicos de esta época del año como las setas, la calabaza o las castañas.