Cómo saber si tengo anemia (por los ojos y test de sangre)

Seguro de salud

¿Cómo saber si tengo anemia?

Aunque es más frecuente en países en vías de desarrollo, la anemia también es habitual en España.

Aprende cómo saber si tienes anemia, sus síntomas y qué alimentación se recomienda para combatir esta enfermedad.

¿Qué es la anemia?

La anemia es una enfermedad que se caracteriza por tener una presencia más baja de lo normal de hemoglobina.

La hemoglobina es un componente de los glóbulos rojos que hay en la sangre y que transporta el oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpo y retira el dióxido de carbono.

Habitualmente, las personas con anemia también tienen menos glóbulos rojos. Sin embargo, otras veces, el volumen de glóbulos rojos es normal y sin embargo sí existe anemia porque la cantidad de hemoglobina no es suficiente.

Las personas anémicas también pueden tener alterados otros componentes de la sangre como los glóbulos blancos, que ayudan a combatir las infecciones, o las plaquetas, que son las que sellan los cortes.

¿Cómo saber si tengo anemia test?

Para saber si tienes anemia los médicos tendrán en cuenta tu historial médico y familiar y te harán un examen de sangre en el que buscarán alteraciones en tu nivel de glóbulos rojos y de hemoglobina en la sangre.

Ten en cuenta que lo que puede ser normal para ti puede no serlo para otros pues los volúmenes considerados correctos dependen de la edad, el sexo y el tipo de alimentación.

También puede ser que tu médico detecte que tienes anemia haciendo pruebas para otra enfermedad.

Además del examen de sangre el médico te hará otros tests para buscar el origen de la anemia y detectar su gravedad. Desde auscultar tu corazón hasta pedir un examen rectal para localizar posibles fuentes de pérdida de sangre.

¿Cómo saber si tengo anemia por los ojos?

Como la hemoglobina que hay en los glóbulos rojos es la que le da el color rojo a la sangre, una prueba rápida y sencilla para saber si tienes anemia (pero que en ningún caso sustituye la visita al médico) es examinar el interior del párpado de tus ojos.

  1. Colócate delante de un espejo o pide a alguien que te mire.
  2. Pon el dedo índice debajo del ojo y tira para abajo hasta dejar al descubierto el interior del párpado.
  3. Si tiene un color muy apagado es posible que tengas anemia.
  4. Pide hora con tu médico cuanto antes para que te haga las pruebas pertinentes.

Causas de la anemia

La hemoglobina es rica en hierro, por eso, una de las causas más comunes de anemia es precisamente la falta de hierro en la sangre, pero la anemia también puede ser el resultado de una disfunción en la producción y conservación de los glóbulos rojos o de un cambio puntual en el organismo, como la pérdida abundante de sangre.

El tratamiento es diferente para cada tipo de casuística y de nivel de alteración de la hemoglobina.

Síntomas de la anemia

Al no tener suficiente hemoglobina que distribuya el oxígeno por el cuerpo, las personas anémicas se sienten débiles y cansadas.

Otros síntomas de la anemia son los mareos, la falta de aliento, los dolores de cabeza o la palidez como consecuencia directa de la disminución de hemoglobina en la sangre. Además de:

  • Astenia o cansancio generalizado.
  • Disnea o sensación de falta de aire.
  • Dolores musculares o fatiga al realizar cualquier movimiento.
  • Insomnio y pérdida de concentración.
  • Alteración de la menstruación en las mujeres.
  • Alteraciones renales y trastornos digestivos.

Si crees que tienes síntomas de anemia consulta cuanto antes con tu médico. Algunos tipos de anemia se solucionan fácilmente con un cambio en la dieta o un complemento nutricional. Tener anemia y no tratarla es peligroso ya que a largo plazo puede ocasionar graves lesiones en los órganos vitales del cuerpo como el corazón y el cerebro y, en consecuencia, ser mortal.

Alimentación para combatir la anemia

Todos los alimentos ricos en hierro son buenos para combatir la anemia. Anímate a introducir los siguientes ingredientes a tus menús diarios:

  • Espinacas o canónigos crudos en ensalada
  • Lentejas
  • Soja
  • Judías y acelgas
  • Hígado y carnes rojas
  • Pescados azules como el salmón o la trucha
  • Marisco
  • Frutos secos (preferiblemente sin sal)
  • Higos y pasas
  • Cereales

 

Pide hora con tu médico del seguro de salud de Sanitas y Zurich Seguros, los mejores especialistas a tu disposición.