Cobertura de responsabilidad civil explicadas en los seguros

25 jun 2021

¿Conoces qué es la cobertura de responsabilidad civil? Te explicamos para qué sirve en los seguros de hogar, coche o empresas.

cobertura de responsabilidad civil explicada

¿Te ha surgido la duda sobre qué es la responsabilidad civil cuando quieres contratar un seguro? Y es que puede que te hagas una idea aproximada de qué implica, pero puede pasar que no sepas todo lo que abarca esta cobertura.

Por ello, aquí queremos explicarte detalladamente qué es la responsabilidad civil y cómo te puede ayudar en los distintos tipos de pólizas que puedes contratar.

¿Qué es la responsabilidad civil?

La responsabilidad civil es la obligación que tiene toda persona de pagar a otra por los daños y perjuicios que cause en ella misma o en su patrimonio. Por ejemplo, imagina que, mientras tratas de aparcar, golpeas una bicicleta con tu coche y le rompes el manillar.

Si la culpa ha sido tuya ya que la bici estaba bien estacionada, tendrás que abonar al propietario la reparación de la avería y compensarle por el tiempo durante el cual no pueda usarla.

Si lo piensas utilizando el ejemplo anterior, dentro de la responsabilidad civil concurren tres elementos indispensables:

  • Personas. Tanto la que provoca el daño como el que la padece (el propietario del vehículo y el de la bicicleta).
  • Daños. Es la lesión o deterioro causado en el bien o en la persona que sufre el daño (la rotura del manillar de la bicicleta).
  • Causalidad. Es obligatorio que exista una relación entre la acción y el daño (aparcar sin prestar atención a la bicicleta correctamente estacionada). Esto es, probablemente, lo más importante ya que a nadie se le puede obligar a responder por lesiones fortuitas, imprevisibles o inevitables siempre que su función no sea la de evitarlos.

Coberturas de responsabilidad civil explicada

Al conducir un coche corres el riesgo de generar daños en los vehículos de otros conductores o, incluso, en ellos mismos o en los peatones.

Pero esto también sucede si tienes un negocio o si eres propietario o arrendatario de una vivienda. Es importante que conozcas las coberturas de responsabilidad civil. Piensa, por ejemplo, que puedes sufrir una avería en una tubería de agua y provocar graves daños en el techo de tu vecino de abajo. Deterioros a los que tendrás que hacer frente debido a tu responsabilidad civil al respecto.

Evidentemente, las sumas que puedes llegar a tener que abonar en concepto de responsabilidad civil pueden ser muy altas. Ese es el motivo por el que esta cobertura se incluye en los seguros. Sin embargo, en función de la póliza de la que se trate, sus características serán unas u otras.

En los seguros de coche

El motivo por el que existe la figura del seguro de coche obligatorio es porque, al conducir, el riesgo de infligir daños a terceros es muy elevado. En este sentido, la responsabilidad civil que abarca este tipo de pólizas es la garantía de que los daños y perjuicios ocasionados a terceros por el conductor del automóvil serán reparados. Siempre y cuando, claro está, él sea el culpable del siniestro.

Esos daños pueden hacer referencia a las reparaciones necesarias en el vehículo del otro conductor o a su propia curación. Lo mismo sucede si la víctima del accidente es un peatón que, por ejemplo, estuviese cruzando un paso de cebra o si el deterioro fuese ocasionado en un local comercial o en cualquier pieza del mobiliario urbano.

En los seguros de hogar

Al igual que en el caso anterior, la responsabilidad civil de los seguros de hogar hace referencia a los daños que el asegurado pueda ocasionar problemas con vecinos. Hablamos, por ejemplo, de humedades por filtraciones o pérdidas de agua por gotera u otro vía, de incendios por fallos eléctricos o, incluso, por una maceta que se cae por el balcón y que impacta en un vehículo o en un transeúnte.

Sin embargo, hay una diferencia fundamental entre el seguro de hogar y el de coche. En el caso de las viviendas, la contratación de este tipo de pólizas no es obligatoria en ningún caso. Sin embargo, las posibilidades de que sucedan accidentes como los que te acabamos de describir anteriormente es tan alta que su contratación es totalmente recomendable.

En los seguros de empresas

Probablemente, este sea el caso más complejo. Todas las empresas tienen la obligación de hacer frente a los daños ocasionados a terceros que tengan como origen su propia actividad empresarial. Pero, como es obvio, esta es diferente en función del negocio del que se trate, por lo que no existen normas fijas.

Por ejemplo, un comerciante debe hacer frente a la responsabilidad civil de vender un alimento en mal estado si provoca daños físicos en el comprador. Asimismo, un electricista también tendrá que cubrirla en caso de que su instalación tenga un cortocircuito. O un mecánico si repara mal un sistema de frenos y el conductor sufre un accidente como consecuencia de ello. Aquí te dejamos un artículo sobre qué es la responsabilidad civil en el seguro de empresas.

Seguro que ahora ya sabes qué es la responsabilidad civil y cómo te afecta. Así que, a la hora de contratar tu próximo seguro de coche, hogar o empresa, presta mucha atención a esa cobertura.